A- A A+
Sep
04

Lecciones y retos sobre alimentación escolar para el país

Lecciones y retos sobre alimentación escolar para el país

Alianza Colombia Compra Eficiente y Secretaría de Educación de Bogotá se permite informar a la opinión pública que:

1. La administración del alcalde Enrique Peñalosa dispuso todos sus esfuerzos para mejorar el esquema de contratación del Programa de Alimentación Escolar (PAE) con foco en la calidad, la transparencia y el bienestar de las niñas y los niños de la ciudad.

Para tal efecto, la Secretaría de Educación del Distrito firmó alianza con Colombia Compra Eficiente, entidad encargada de abrir las licitaciones públicas No. LP-AMP-129-2016 y LP-AG-130-2016 con el objeto de hacer los primeros acuerdos marcos en el país para alimentación escolar dirigidos a la compra de alimentos y a contratar el almacenamiento, ensamble y distribución de más de 700.000 refrigerios escolares para las instituciones educativas del Distrito.

2. Como resultado de este nuevo modelo, pionero en el país, la Secretaría de Educación de Bogotá cuenta actualmente con 46 proveedores de 74 alimentos (incluyendo 640 toneladas de frutas al mes), con los que se garantizan 16 menús refrigerios escolares que cumplen con la carga calórica exigida por el Ministerio de Educación Nacional, y que llegan a los establecimientos educativos a través de 6 operadores logísticos que ensamblan y distribuyen en 134 rutas que cubren toda la ciudad.

3. Este esquema como resultado de la alianza con Colombia Compra Eficiente, le permitió a la Secretaría de Educación del Distrito:

  • Contratar con proveedores seleccionados a través de la modalidad de licitación pública tomando en cuenta los criterios de calidad y precio.

  • Contar con un precio de referencia y un precio umbral (bandas de precios), lo que blinda el proceso de precios artificialmente bajos o muy altos.

  • Garantizar la mayor pluralidad y promoción de la competencia, permitiendo que proveedores idóneos y reconocidos pudieran ser adjudicados por primera vez para operar el PAE.

  • Eliminar los costos de transacción y generar economías de escala.

  • Lograr mayor eficiencia en el proceso de contratación.

  • Poner órdenes de compra a los proveedores en la Tienda Virtual del Estado Colombiano en un proceso fácil, ágil y transparente.

4. De igual forma, al tener contratados de manera independiente los procesos de alimentos y de operación logística, la Secretaría de Educación del Distrito y Colombia Compra Eficiente pudieron tener información detallada de los proveedores, del mercado de alimentos y de los requerimientos de un programa de alimentación escolar por edades, localidades, entre otros aspectos.

Y justamente fue atrevernos a adelantar ese proceso en procura por la transparencia lo que permitió que Colombia Compra Eficiente identificara indicios relacionados con posibles prácticas restrictivas de la competencia, que fueron remitidos a la Superintendencia de Industria y Comercio, para que esta adelantara las investigaciones del caso.

5. En particular, Colombia Compra Eficiente observó indicios relacionados con una posible confabulación entre proveedores para subir los precios de las frutas o incluso no presentarse a la licitación pública y dejar a la Secretaría de Educación sin frutas para las niñas y niños de Bogotá. Estos indicios fueron informados en febrero a la Superintendencia de Industria y Comercio, quien actuó de manera eficaz ante la denuncia

Colombia Compra Eficiente adjudicó el lote de frutas al único proponente que se presentó, pero al no poder cubrir toda la necesidad de la Secretaría de Educación del Distrito, abrió un nuevo proceso de contratación SA-SI-140-AG-2017 que concluyó con la contratación de una unión temporal para la provisión de fruta, que sumado al proveedor inicial permitió cubrir el 100 % de la ciudad.

6. El contrato se ejecuta normalmente y los estudiantes están recibiendo alimentación de calidad, de proveedores idóneos. Por primera vez desde que opera el Programa de Alimentación Escolar en la ciudad, a través de la contratación de la interventoría, se puede hacer seguimiento desde las plantas de proveedores hasta la distribución en cada uno de los colegios incluyendo la respectiva vigilancia sanitaria.

Esta mejora en los procesos de control le ha permitido a la Secretaría de Educación detectar distintas situaciones y adoptar las medidas correspondientes para garantizar la calidad e inocuidad de los alimentos.

7. De otra parte, y en consideración al volumen de la operación que representa el Programa de Alimentación Escolar de Bogotá para el país, la Secretaría de Educación del Distrito ha solicitado de manera especial al Invima visitas periódicas a las plantas de proveedores para reforzar los mecanismos de vigilancia y control sanitario.

8. Es importante señalar que este esfuerzo de Colombia Compra Eficiente, de la Administración Distrital y de la Superintendencia de Industria y Comercio debe continuar, el país requiere importantes reformas que le den fuerza institucional, financiera y de transparencia al Programa de Alimentación Escolar. El caso de Bogotá muestra las ventajas de agregar demanda bajo la figura de acuerdos marco, hecho que ha sido estudiado incluso por el Banco Mundial. Además, los procesos de interventoría desde el inicio del proceso son un paso importante.

9. Agradecemos el respaldo de la Superintendencia de Industria y Comercio a este proceso y seguiremos trabajando arduamente para mejorar continuamente el Programa de Alimentación Escolar adoptando todas las medidas necesarias para garantizar su operación y asegurar que todas y cada una de las condiciones exigidas en términos de calidad, inocuidad y aporte nutricional de las raciones se cumplan. Acciones como las anunciadas por la Superintendencia son claras señales de que no se ahorran esfuerzos en procura de la transparencia y la calidad y que primero están las niñas y los niños.